Las 10 claves para convertir el pádel en el deporte del verano

0
1138

padelplaya

Las 10 claves para convertir el pádel en el deporte del verano

Estamos entrando ya en unas fechas en las que empieza a ir apretando el calor, pero no por ello vamos a dejar de lado la práctica de nuestro deporte favorito.

Así que os vamos a dar las 10 claves fundamentales, para convertir este deporte en el deporte del verano, para que podáis no solo disfrutar vosotros de él, sino para que podáis convencer a cada vez más personas para que lo sigan jugando con la misma frecuencia o más que en otras estaciones del año. Y por supuesto, para animar a iniciarse, a los que todavía no se han atrevido a dar el paso de probarlo.

  1. No hay nada como estar de vacaciones, para disfrutar las primeras horas del día de nuestro deporte y, así comenzar el día con energía y buen humor. Levantarse tempranito, desayunar bien pero ligero, y dar un paseo hasta las pistas de pádel.
  2. En todas las playas, lugares de veraneo… hay pistas de pádel, por lo que estemos donde estemos, y vayamos donde vayamos, seguro que tenemos alguna pista cerca para poder montar un partido.
  3. Y que me decís de las cervecitas de después del partido. Imaginaros, después de jugar y haberos duchado, comentando el partido en la terracita del club, bien relajados, con una cerveza bien fría en la mano.
  4. En verano los días son más largos, por lo que jugar un partido a las 21:00 o 21:30, después de haber caído ya el sol, con una buena temperatura, no tiene precio.
  5. En estas fechas, empiezan a proliferar torneos en zonas de playa y veraneo, que nos dan la oportunidad de jugar con gente distinta. Además se realizan torneos nocturnos, lo cual es otro aliciente para trasnochar.
  6. Si toda la familia está de vacaciones, podemos dejar a los peques con los abuelos y disfrutar de un partido mixto con nuestra pareja.
  7. Si no tenemos a los abuelos para echar una mano, al estar de vacaciones y no tener los niños colegio, podemos dejarlos que vengan con nosotros y que se acuesten más tarde, y así no tener excusa para no jugar, tanto el padre como la madre, o los dos juntos.
  8. Que mejor forma de ponerse moreno y “coger color”, que practicando nuestro deporte favorito. Eso sí, no se nos puede olvidar evitar la exposición al sol en las horas de más radiación, y jugar siempre con una gorra que nos proteja del sol directamente en la cabeza, y el usar cremas de protección sola, para evitar las quemaduras.
  9. ¿Que no encontramos pista para jugar…? pues no hay problema. Nos bajamos a la playa, colocamos una red, y montamos un pádel-playa en la orilla.
  10. Si estas 9 razones no te han convencido…piensa siempre en la cerveza de después. No hay excusas para jugar al pádel este verano.

Dejar respuesta